Histórica demanda de amparo contra AMLO

Es probable que muchos periodistas sigan el consejo desinteresado y hasta “fraternal” de Paco Ignacio Taibo II a Enrique Krauze y Héctor Aguilar Camín y decidan guardar silencio, refugiarse en su esquina y hasta “cambiarse de país”, pero con seguridad muchos otros esperarán el desenlace de la histórica demanda de amparo directo de Alonso Ancira, el dueño de Altos Hornos de México, en los Juzgados de Distrito en Materia Administrativa en la Ciudad de México, por violación del presidente López Obrador a sus derechos constitucionales en sus conferencias mañaneras, según reveló este viernes el periodista Raymundo Riva Palacio en El Financiero.

Ya no se trata aquí de dilucidar si Ancira es inocente o no porque eso será tarea de un juez, aunque para López Obrador y la Fiscalía General de la República lo sea, por más que la denuncia de Emilio Lozoya sobre el caso Agronitrogenados no lo implica en delito alguno.

Lo trascendente es la respuesta que pueda dar el Poder Judicial de la Federación a varias preguntas de Ancira, todas importantes, pero algunas vitales, como “¿Cuál es el límite a la libertad de expresión del Presidente?”.

El contraataque del propietario de AHMSA debió sorprender dormidos a los inquilinos del Palacio Nacional que viven en permanente desvelo por las desmañanadas del gabinete de seguridad para contar muertos por la inseguridad que vivimos, superior a la de los tiempos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, y por las desveladas escuchando a José Luis Alomía anunciar sin emoción los decesos a causa del coronavirus y la justificación científica de Hugo López-Gatell en el sentido que se debe a lo maltrecho que los neoliberales dejaron al sistema hospitalario y permitieron que en los últimos 40 años las transnacionales colonizaran nuestro paladar y nos impusieran el gusto por la comida chatarra y las bebidas azucaradas que nos han convertido en país de obesos, incluido el personal médico caído víctima de la epidemia.

La demanda de amparo de Ancira se basa en la reacción de López Obrador vaciando la bodega que tiene por pecho al enterarse que el juez de Distrito Amós Olivera otorgó amparo definitivo al dueño de AHMSA.

Se queja de que “ha sido sometido a una acusación y linchamiento continuados y públicos por parte de la autoridad responsable”.

Pero también se refiere a mañaneras anteriores en las que López Obrador lo echó a la arena del circo a partir de que le preguntaron sobre Fertinal y él prefirió enfocar su ataque a la operación de compraventa por parte de Pemex de Agronitrogenados, no obstante que en la denuncia de la apoderada general de Pemex, Martha Edith Rodríguez Acosta, del 5 de marzo de 2019, este caso sólo ocupó seis líneas.

Riva Palacio reseña la demanda de amparo: “El poder que detenta el Presidente de la República tiene un alcance de enorme magnitud y las declaraciones que ha realizado implican un amedrentamiento a los Juzgadores nacionales… Con sus manifestaciones se menoscaba seriamente la posibilidad de que el principio de independencia judicial tenga operatividad y eficacia”.

Como se recordará, apenas un día después que el secretario de juzgado Amós Olivera concedió el amparo definitivo a Ancira, en funciones de juez por vacaciones del titular, fue suspendido por seis meses para investigación por la Judicatura Federal encabezada por el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar.

El amparo definitivo, si la apelación de la FGR no prospera, lo que se antoja imposible, echaría abajo el juicio de extradición que Ancira vive en libertad en España después del pago de un millón de euros de fianza.

En este caso concreto, que ha sido emblemático en las conferencias mañaneras y en sus giras por provincia, el presidente no tuvo empacho en señalar a Ancira como culpable de los hechos delictivos que se le imputan y calificó de “irregular” la obtención del amparo definitivo.
En función de eso, Ancira sostiene que las “manifestaciones (presidenciales) son claramente lesivas de los derechos humanos y garantías del impetrante, en forma directa, al acceso de información plural (oportuna y veraz), y en forma indirecta, a la presunción de inocencia, a un debido proceso y al acceso a la justicia imparcial”.

Quizás el presidente espere a la mañanera del lunes para contestar a Ancira o reaccione este sábado en el video que suele grabar para llenar el vacío informativo, pero quien debiera reaccionar de inmediato es Zaldívar porque la demanda de amparo del propietario de AHMSA tiene que ver con la división de poderes, en especial con la independencia del encabezado por él, y con el debido proceso y la presunción de inocencia tan defendidos por el presidente de la Corte:

“¿Cuáles son las vertientes del principio de independencia judicial? ¿Qué tipo de actos pueden violar el principio de independencia judicial? ¿Qué actos pueden considerarse como presiones externas a la función judicial? ¿Puede considerarse como presión externa a la función judicial, que el Presidente manifieste que se investigará a todo Juez que resuelva en favor del quejoso? ¿Qué autoridad del Estado Mexicano es la facultada y obligada a proteger a los jueces cuando hay una amenaza en contra de la libertad para emitir sus resoluciones?”

En cuanto al límite de la libertad de expresión del presidente no habrá valiente que se atreva a poner el cascabel al gato porque siempre dirá lo que le plazca aduciendo ser un ciudadano más, cuando sabe que no lo es, que hasta el fin del sexenio será presidente de la República y que al tomar posesión juró cumplir la Constitución.

Llegó el momento de recibir apuestas. Ganará quien lo haga a favor de López Obrador, pues los jueces vieron la rasurada de barbas del juez Jorge Arturo Camero que formó parte del grupo de magistrados que concedieron una suspensión para preservar las obras canceladas del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, y el del Juzgado Tercero de Distrito en Chiapas, Amós Olivera, que otorgó el definitivo a Ancira.

Pero esperemos a ver qué periodistas atienden el consejo fraternal de Paco Ignacio Taibo II de regresar a su esquina y permanecer en silencio o cambiarse de país.

1013 1500

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *