Biden acaricia la victoria; Trump pide detener el conteo de votos

El demócrata, a un paso de los 270 votos, tras ganar Michigan y Wisconsin, y liderar en Arizona y Nevada. El presidente impugnó el escrutinio en cuatro estados.
Los estadunidenses se fueron ayer a la cama sin saber, por segunda noche consecutiva, quién ha ganado las elecciones, aunque el que tiene más posibilidades de llegar a la meta de 270 votos electorales es el demócrata Joe Biden, algo que no está dispuesto a admitir el presidente Donald Trump.

Tras una primera noche decepcionante para las aspiraciones del exvicepresidente demócrata, que llegó al final de campaña como claro favorito, la situación se compuso al amanecer, liderando el escrutinio en la mayoría de los estados bisagra, lo que llevó al presidente a escribir en un tuit donde denunció que sus números favorables había desaparecido “por arte de magia”.

A medida que pasaban las horas, Trump pasó de las amenazas a los hechos.

Batalla legal.

Tras conocer que se concedió la victoria en Wisconsin a Biden, Trump exigió a las autoridades un recuento total de los votos (legalmente permitido, previo pago de fianza multimillonaria). Horas después, cuando perdió Minnesota, el equipo de abogados de Trump interpuso la misma demanda judicial y también pidió que se paralice el conteo de votos en Pensilvania, donde no se conoce aún quién ganó.

Las demandas solicitan que se interrumpa el escrutinio hasta que se garantice a sus observadores un “acceso significativo” a lugares donde se están contando los votos y que se les permita examinar papeletas que ya han sido procesadas.

Al caer la noche, con el ambiente ya caldeado por protestas en Filadelfia, con miles de personas exigiendo el voto por voto, los abogados de Trump pidieron también que se paralice el escrutinio en Georgia, casi a punto de concluir y con Biden pisándole los talones. «No permitiremos que funcionarios electorales demócratas le roben estas elecciones al presidente Trump con papeletas emitidas de forma tardía e ilegales», dijo en un comunicado el «número dos» de la campaña de reelección del presidente, Justin Clark.

La demanda, presentada ante el condado de Chatham, donde se encuentra la ciudad de Savannah y que es de tendencia demócrata, alega que «un observador republicano observó cómo se añadieron ilegalmente 53 papeletas emitidas tarde a un montón de papeletas emitidas a tiempo por correo» en ese condado, explicó Clark.

El anuncio llegó cuando el escrutinio en Georgia supera ya el 95 % y los resultados están muy ajustados, por lo que el camino a la Casa Blanca podría depender de los 16 votos electorales que reparte ese estado sureño.

“Creo que seremos ganadores”.

Mientras tanto, Biden pidió que no se paralice el escrutinio y aseguró que está muy cerca de la victoria, aunque se esperarà a que estèn contados todos los votos.

“Nadie nos va a quitar nuestra democracia, ni ahora ni nunca”, advirtió en alusión a los intentos de Trump por impugnar sus victorias en Wisconsin y Michigan y por pedir que se paralice el escrutinio en Georgia y Pensilvania (y que sea declarado ganador el republicano).

“No estoy aquí para declarar que ganamos, pero sí para informar que cuando finalice el conteo de votos, seremos los ganadores”, afirmó desde Delaware, desde donde acusó al presidente de un «brutal intento de arrebatar los derechos democráticos a los ciudadanos estadunidenses».

Según el conteo de The New York Times (que no incluye Arizona, pese a que la agencia AP dio como vencedor al demócrata) es de 253 votos, frente a 214 de Trump. Gana quien llegue a 270.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *