El 2020, el año de China y SpaceX en la conquista espacial

La empresa de Elon Musk puso en órbita a los primeros astronautas desde Estados Unidos

El 2020 también será recordado por haber sido el año de muchas misiones espaciales importantes. EU y China enviaron por separado misiones robóticas a Marte, pero también fue un año clave para la compañía SpaceX y las ambiciones de Elon Musk: llevaron a cabo la primera misión tripulada a la EEI por parte de la iniciativa privada y continuaron con la prueba de potentes cohetes. Significó además el regreso a misiones a la Luna, donde China logró posar una nave y traer de regreso piedras lunares. 

En mayo las misiones tripuladas lanzadas desde EU volvieron al espacio, después de que SpaceX puso en órbita su cápsula Dragon, la cual se acopló a la Estación Espacial Internacional. Fue la primera vez, desde 2011, que astronautas partieron desde suelo estadunidense rumbo a la EEI y fue la primera misión, de prueba, de lo que será el futuro de la exploración espacial de la mano de empresas privadas. En noviembre se repitió la hazaña, con la puesta en órbita de otra misión tripulada, esta vez “funcional”.

LA LUNA.

Adicionalmente, este año, en el mes de  octubre, la misión SOFIA (Observatorio Estratosférico de Astronomía Infrarroja), ocnfirmó la existencia de agua congelada en la Luna. La particularidad de esta misión, es que el observatorio de dos metros de diámetro viajó a bordo de un avión Boeing 747SP para llevar a cabo la medición de algo que ya esperaban los científicos, pero que no habían comprobado hasta la misión de la NASA, que forma parte de rama Artemisa que tiene, entre otros objetivos, enviar a la primera mujer astronauta a la Luna. 

En noviembre, la agencia espacial china lanzó su misión espacial más ambiciosa hasta ahora, la Chang’e-5, cuyo objetivo fue hacer llegar una sonda robótica a la superficie lunar, extraer rocas y regresar a la Tierra. Esta fue la primera misión de retorno de muestras lunares del mundo desde 1976. Regresó en diciembre con los minerales con los que los científicos esperan conocer más sobre los orígenes de la Luna, su formación y la actividad volcánica en su superficie.

“Ahora tenemos una nueva carrera espacial, pero con la participación de consorcios privados, que podrían reclamar para sí las riquezas en la Luna, hacer minería y obtener elementos poco abundantes en la Tierra, como el litio”, dijo en entrevista José Franco, astrónomo y expresidente de la Academia Mexicana de Ciencias. “Algunos de estos elementos no son abundantes en la Tierra, a la vez que son más requeridos, por lo que se van a acabar. La minería lunar proveería de material fresco”, dijo en octubre el también autor de “Alunizaje”.  

MARTE.

El 20 de julio los Emiratos Árabes Unidos lanzaron la Hope Mars Mission, sonda que llegará a la órbita marciana en febrero y que tiene por objetivo estudiar su atmósfera. Es la primera misión de esta envergadura que lleva a cabo la nación árabe y será la primera en proporcionar una imagen completa de la atmósfera marciana y sus capas cuando llegue a la órbita del planeta rojo en 2021. Ayudará a responder preguntas clave sobre la atmósfera marciana global y la pérdida de gases de hidrógeno y oxígeno en el Espacio en el lapso de un año marciano.

Por su parte, el 23 de julio, China lanzó su nave Tianwen 1 a Marte, que incluye orbitador y rover y que aterrizará en suelo rojo en febrero. Tianwen 1 realizará investigaciones científicas sobre el suelo marciano, la estructura geológica, el medio ambiente, la atmósfera y el agua. El rover, de 200 kilos, tiene seis ruedas y cuatro paneles solares, y lleva media docena de instrumentos científico, incluido radar de penetración, detector de campo magnético, de compuestos de superficie, dos cámaras y una estación meteorológica. Se ha previsto que funcione durante tres meses.
La tercera misión rumbo a Marte fue de la NASA, a finales del mes, y aprovechó al igual que las agencias espaciales árabe y china la ventana de oportunidad del perigeo entre la Tierra y Marte. La misión estadunidense lanzó al espacio el rover Perseverance, gemelo del que actualmente recorre Marte, el Curiosity, onsistirá en la obtención de muestras del suelo marciano que serían enviadas de regreso a la Tierra para su análisis en busca de rastros de vida primitiva.

En 2022, la Agencia Espacial Europea prevé el lanzamiento de la segunda parte de la misión ExoMars, que llevará al planeta rojo un rover de exploración más, llamado Rosalind Franklin, en honor a la pionera de la investigación del ADN. Debido a la pandemia, tanto los europeos, como la agencia espacial rusa aplazaron sus misiones al planeta rojo para el 2022. 

¡BOOM!

Para diciembre, SpaceX lanzó el prototipo de nave espacial SN8 que realizó un vuelo suborbital a gran altitud; la prueba se desarrolló en el condado de Cameron, estado de Texas. Sin embargo, pese a los esfuerzos, la nave no logró aterrizar satisfactoriamente, ya que al tocar tierra explotó.

SpaceX también indicó que «con una prueba como ésta, el éxito no se mide por el cumplimiento de objetivos específicos, sino por cuánto podemos aprender en conjunto, lo que informará y mejorará la probabilidad de éxito en el futuro».

La aeronave tuvo un ascenso exitoso, no obstante, en la etapa de descenso que giró leventemente de una forma horizontal para después ser propulsada de manera vertical llegó a la plataforma con una velocidad suficientemente alta que habría provocado el impacto que generó su explosión.

El año cerró con otro lanzamiento de SpaceX, esta vez se trató de un satélite espía clasificado por la Oficina Nacional de Reconocimiento (National Reconnaissance Office) que fue lanzado a bordo de un cohete Falcon 9 desde Cabo Cañaveral. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *