«Venciendo» la menopausia: Estudio revela secreto genético que extendería la vida reproductiva de la mujer

Un tema de eterna investigación científica es la carrera contra el reloj biológico, y en este caso específico la menopausia. Un estudio reciente revelo el «secreto genético» que marcaría la pauta para un tratamiento de fertilidad, es decir, extender la vida reproductiva natural de las mujeres.

La investigación publicada en la revista Nature, indicó que los investigadores escanearon los genes de más de 200 mil mujeres y encontraron casi 300 señales genéticas que podrían ayudar a identificar por qué algunas mujeres están predispuestas a la menopausia precoz y si estas señales pueden manipularse para mejorar la fertilidad.

El estudio, dirigido por científicos de las universidades de Cambridge, Exeter y Copenhague y aún en sus primeras etapas, encontró que dos genes llamados CHEK1 y CHEK2 eran clave para comprender la diferencia entre estas mujeres.

Cuando se inhibió CHEK2 en ratones, su descendencia tuvo una vida reproductiva más larga.

De manera similar, cuando se sobreexpresó CHEK1 en los ratones, eso extendió la vida reproductiva de la descendencia al mejorar el número inicial de óvulos en la vida fetal.

Sus datos sugirieron que las mujeres que carecían de suficiente proteína CHEK2 experimentaron la menopausia más de tres años después que aquellas que tenían niveles normales de CHEK2.

Los investigadores también examinaron ciertos impactos en la salud de tener una menopausia más temprana o tardía.

Descubrieron genéticamente que la menopausia más temprana aumentaba el riesgo de diabetes tipo 2 y estaba relacionada con una peor salud ósea y un mayor riesgo de fracturas.

Pero también encontraron que la menopausia más temprana reducía el riesgo de algunos tipos de cáncer, como el cáncer de ovario y de mama.

La coautora del estudio, la Dra. Katherine Ruth, de la Universidad de Exeter, dijo: “Descubrimos que la menopausia más temprana se asoció causalmente con un menor riesgo de cánceres sensibles a las hormonas.

«Creemos que esto probablemente se deba a que la exposición a los niveles altos de hormonas sexuales durante toda la vida es más corta (que se encuentran en niveles más altos mientras la mujer todavía está menstruando)».

Ruth agregó: “Esperamos que nuestro trabajo ayude a brindar nuevas posibilidades para ayudar a las mujeres a planificar el futuro.

“Al encontrar muchas más de las causas genéticas de variabilidad en el momento de la menopausia, hemos demostrado que podemos comenzar a predecir qué mujeres podrían tener una menopausia más temprana y, por lo tanto, luchar para quedar embarazadas de forma natural.

«Y como nacemos con nuestras variaciones genéticas, podríamos ofrecer este consejo a las mujeres jóvenes».

La profesora Eva Hoffmann de la Universidad de Copenhague, también coautora del estudio, dijo que sus hallazgos «proporcionan una nueva dirección potencial para los enfoques terapéuticos que podrían buscar tratar la infertilidad, particularmente, en el tratamiento de FIV».

Ella agregó: “Hay, por supuesto, una serie de cuestiones científicas y preocupaciones de seguridad que deben abordarse antes de intentarlo en humanos.

«Pero lo que muestran nuestros estudios es que es posible que la inhibición dirigida a corto plazo de estas vías durante el tratamiento de FIV podría ayudar a algunas mujeres a responder mejor».

La esperanza de vida reproductiva femenina comienza con la pubertad y termina con la menopausia, pero el momento de la menopausia varía considerablemente entre las mujeres: la mayoría de las mujeres pasan por la menopausia entre los 40 y los 60 años (aproximadamente el 1% tiene la menopausia antes de los 40). Al igual que en casi todas las condiciones de salud, este momento está determinado por la genética junto con factores ambientales y de estilo de vida.

Prediciendo la vida reproductiva

Estos factores ambientales, como el tabaquismo y el IMC, están bien estudiados, pero la base genética de la menopausia ha sido relativamente opaca. Estos fundamentos genéticos han sido difíciles de investigar porque, aunque el suministro de óvulos de las mujeres se determina en el útero antes del nacimiento, a lo largo de su vida reproductiva, algunos se pierden debido a la muerte celular provocada por el daño del ADN.

«Encontramos cinco veces más factores genéticos de los que se conocían anteriormente», dijo el autor del estudio, el Dr. John Perry de la Universidad de Cambridge. «En términos de lo que sabemos sobre la genética de la menopausia, es un gran paso adelante».

Uno de los objetivos clave del estudio fue ayudar a predecir la ventana de fertilidad natural de una mujer. Hay algunas pruebas que pueden medir las hormonas que indican que una mujer tiene una reserva ovárica baja, pero cuando se detecta, el declive ya ha comenzado; no hay un predictor a largo plazo de cuándo comenzará el declive, dijo Perry.

La investigación adicional podría ayudar a identificar a algunas mujeres que tienen un riesgo relativamente alto en comparación con otras, agregó.

«En última instancia, estamos trabajando para lograr este tipo de prueba predictiva en la que se puede analizar el ADN de una persona y luego tratar de inferir cuál sería su ventana de fertilidad natural … entonces las mujeres pueden tomar decisiones reproductivas más informadas», dijo.

Sobre la base de las variantes genéticas identificadas, los investigadores también elaboraron una puntuación de riesgo para evaluar si era posible determinar qué mujeres tenían probabilidades de llegar temprano a la menopausia.

“Comparamos la capacidad predictiva de nuestro riesgo genético con el mejor predictor no genético que conocíamos, que era el tabaquismo”, señaló Perry.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *